lunes, 28 de octubre de 2013

La mujer es una isla de Audur Ava Ólafsdóttir

Título: La mujer es una isla
Autora: Audur Ava Ólafsdóttir
Editorial: Punto de Lectura
Edición: Bolsillo
Páginas: 316
ISBN: 9788466327473
Precio: 7,99
La protagonista de esta pequeña gran historia es una mujer de treinta y tres años cuyo marido acaba de pedirle el divorcio. Decidida a dar un giro radical en su vida, y tras la profecía de una médium que le asegura que en una distancia de 300 kilómetros ganará la lotería y conocerá a tres hombres –uno de los cuales será el amor de su vida–, emprende un viaje siguiendo la ruta que rodea Islandia. No irá sola: Tumi, el hijo de una amiga en apuros, dos muñecos de peluche, y una caja de libros y de cedés la acompañarán en el camino.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 Lo cierto es que no sé muy bien qué esperaba cuando abrí esta novela pero tengo que reconocer que me ha sorprendido muchísimo y muy gratamente. Quizás esperaba encontrarme con una de esas historias facilonas y simples de la típica mujer madura, deprimida, recién divorciada y llena de inseguridades que da un giro a su vida y acaba conociendo al amor de su vida. Nada más lejos de la realidad. 

 Nuestra protagonista es una mujer peculiar, imperfecta y a pesar de no ser para nada el estándar de belleza actual, es una gran conocedora de su atractivo y de su poder de seducción. Además es, ante todo, una mujer pragmática. Cuando su marido le cuenta que piensa dejarla por una compañera de trabajo a la que lleva viendo más de un año y  con la que espera un niño, ella decide hacer una cena de despedida con todos sus amigos comunes, con un pavo que acaba de atropellar como plato estrella.

 Pero aunque pueda dar la sensación de ser una mujer despreocupada y fría, en realidad es una persona compleja, con un oscuro pasado que trata de superar en la más completa soledad y con muchísimas ganas de ser feliz siendo ella misma y haciendo simplemente lo que le apetece. 

 El destino hará que, justo en este momento de incertidumbre que se abre en su vida, sea la ganadora, junto al hijo sordomudo de su mejor amiga, de una lotería millonaria. Con el dinero comprará un bungaló que hará instalar al otro lado del país, en el pueblo donde pasó su infancia junto a sus abuelos y primos. Con la bendición de su amiga Audur, bastante ocupada en los ultimos meses de un embarazo nada fácil, partirá con el niño en un viaje por carretera al que será su nuevo hogar. 

 Es curioso observar como transcurre la relación a lo largo del viaje entre esta mujer, que nunca había pensado en tener hijos y que desconoce por completo la lengua de signos, y este pequeño discapacitado que parece confiar en ella como si de su propia madre se tratase. Tumi es un ser super especial, que transmite una ternura increíble y que es en parte el responsable de que esta novela se haga tan inolvidable.

 La narración de la autora también es harto peculiar. Es introspectiva, calmada, llena de regresiones al pasado y bastante dispersa. Es una narración que insinua más de lo que cuenta, haciendo que el lector no sea un mero lector pasivo, si no que tenga que interpretar y darle sentido a todo dentro de su cabeza. 

 El final de esta novela es un final inacabado porque, como la vida misma, es una historia que no tiene fin y que nunca sabremos donde acabará llevándonos. Seguramente a algunas personas este tipo de finales les disguste pero a mi, personalmente, me encantan.

 En definitiva, La mujer es una isla es una novela para reflexionar, para saborear despacio. Una novela sobre la que te deslizarás con suavidad de forma calida y agradable y que te dejará un entrañable recuerdo en tu memoria.

 Con la colaboración de Punto de Lectura.

6 comentarios:

Mariuca dijo...

La verdad es que tipo de historia no me llaman demasiado. La temática me parece poco original. Eso si me has matado considerando a una mujer de 33 años, madura.
Un saludo.

Bea Mendes dijo...

La trama no me convence y la forma en que está narrada tampoco. También soy de esas personas a las que no les gusta esos finales que parece que se queden en puntos suspensivos.

Margari dijo...

No me convence mucho tampoco este libro. Pero gracias por la reseña!
Besotes!!!

Ali dijo...

Me llama mucho la verdad, y aunque son finales "abiertos" porque no te da una solución, es un final real.

Un besiño

Isa dijo...

Gracias a tu reseña, más que a la sinopsis, me he dado cuenta de que le había echado el ojo pero no la había apuntado, ahora sí.

Isa dijo...

Gracias a tu reseña, más que a la sinopsis, me he dado cuenta de que le había echado el ojo pero no la había apuntado, ahora sí.