martes, 24 de marzo de 2015

Dónde puedo alquilar una primavera de Silvia Laforet

Título: Dónde puedo alquilar una primavera
Autora: Silvia Laforet
Editorial: Martínez Roca
Edición: Tapa blanda con solapas
Páginas: 300
ISBN: 9788427041639
Precio: 19,90

Alicia, recién divorciada y con dos niños, alquila un piso en un barrio sencillo que parece lo que realmente es: un lugar lleno de vida auténtica, de la de verdad. Confusa y agobiada, Alicia no sabe si va a ser capaz de estar tan viva como sus nuevos vecinos. Sin embargo, casi sin quererlo, una sorprendente revolución le espera entre las cajas de la mudanza.

Arturo el Anciano, Ángeles la Dispuesta, Fernando el Guapo y Rodrigo el Tímido le van a enseñar a Alicia la Triste que la felicidad es una planta que florece inesperadamente y que, si no estamos atentos, corremos el riesgo de perdernos su perfume.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Me decidí a leer este libro, primero, por el motivo absurdo de sentirme identificada con el nombre de la protagonista y segundo, porque me apetecía sumergirme en una novela madura y realista, en algo distinto de lo que suelo leer últimamente. Sin embargo, tengo que reconocer que esta novela ha resultado ser demasiado realista para mi, y me ha causado una sensación de desasosiego  bastante agridulce que os explicaré a continuación. 

 Como siempre, empezaré comentado un poco el argumento de la novela. En Dónde puedo alquilar una primavera conocemos a Alicia, una treintañera recien divorciada y madre de dos hijos que se traslada a vivir a un viejo edificio de un barrio obrero de Madrid, muy distinto de la lujosa urbanización donde vivía con su exmarido. Entre las cuatro paredes de su destartalado piso "nuevo", Alicia tendrá que enfrentarse a todos los demonios de su pasado y mirar a los ojos a un presente completamente incierto.

 Pero Alicia no es la única en ese edificio que arrastra fantasmas tras de sí. No tardaremos demasiado en conocer a Ángeles y su marido en paro, Árturo, el anciano del bajo que lleva años en una silla de ruedas, Rodrigo y su casi obesidad morvida y Arturo, el veinteañero fiestero sin trabajo y sin estudios que no tiene nada claro el rumbo de su vida. Como veis, un fiel reflejo de la sociedad española actual, muy logrado por parte de la autora pero tan fiel que es imposible que el lector no sienta cierta ansiedad con su lectura.

 Sin embargo, a pesar de que las vida de estos vecinos no se acercan para nada a lo que considerariamos una vida perfecta, ciertos pequeños rallitos de esperanza consiguen que no todo se desmorone. La ilusión de un nuevo amor, la inocencia de los niños, la verdadera amistad, el poder de los recuerdos hermosos... Todas esas cosas que nos dan motivos para pensar que ese refran que dice "Dios aprieta pero no ahoga" podría acercarse mucho a la verdad.

 Dónde puedo alquilar una primavera, más que la historia de Alicia, su protagonista principal, es una historial coral, contada a multitud de voces, desde multitud de puntos de vista que consiguen sacudirte por dentro y llenarte de sentimientos contradictorios y no siempre agradables. Es una novela bastante dura que hay que leer en el momento adecuado, no recomendable para personas que esten viviendo alguna mala rachilla. 

 Con la colaboración de Martínez Roca.

6 comentarios:

Tamara López dijo...

No lo conocía, pero tiene buena pinta :D

RocíoG dijo...

No tiene mala pinta, pero la verdad es que ahora no estoy para libros tan duros como dices que es, así que no creo que lo lea... XDDD

Besooss!!

Princesa de papel dijo...

Tiene buena pinta ;)

Shorby dijo...

Pues de entrada no me llamaba, pero al leerte he cambiado de opinión. Me lo llevo =)

Besotes

Maite Pamplona dijo...

No estoy para nada de acuerdo con tu descripción de la novela. A mí, al leerlo, solamente me embargaban sentimientos de bienestar.

Anónimo dijo...

Opino lo mismo que Maite Pamplona, a mi personalmente me ha chutado optimismo.