miércoles, 21 de enero de 2015

Hablemos sobre... Lecturas obligatorias de instituto

 Creo que si en algo coinciden todos los alumnos de instituto desde que el mundo es mundo es que la mayoría de lecturas obligatorias que suelen mandar los profesores son una soberana mierda. Profesores guays que mandáis leer Harry Potter a vuestros pupilos, no me lapidéis, esto no va por vosotros. Pero así, a grandes rasgos, estaréis de acuerdo conmigo en que no recordáis esas lecturas con ningún tipo de "amor".

  Los chicos que con esas edades no se habían sumergido en la lectura todavía solo encontraban en esos tostones encuadernados un motivo más para no hacerlo y los que ya se consideraban ávidos lectores, como era mi caso, nos sometíamos a esas lecturas como a pequeñas torturas que no tenían nada que ver con nuestra gran pasión. "Sólo una página más" pensabamos mientras mirabamos de reojo aquellos libros que sí ansiabamos leer. 

 Y es que la falta de amor hacia una profesión como es la de enseñar está haciendo estragos. No puedes mandar leer el mismo libro a 30 chicos y chicas, cada uno de su padre y de su madre, sin molestarte ni un poquito en conocerlos, en conocer lo que les apasiona, lo que les motiva, si ya han leído a García Marquez o no han pasado de los tebeos de Mortadelo y Filemón. Recomendarle los libros de Manolito Gafotas a una chica que ya se ha leído la mayoría de libros públicados hasta el momento de Isabel Allende, es como pretender enseñarle las vocales a un filólogo. Con ellos solo conseguirás dos cosas, la primera, su desprecio y la segunda, su total indiferencia hacia tus sucesivas "lecciones". 

 Puedo entender que los profesionales de la educación tengan ciertos objetivos que cumplir por cojones, porque les vienen impuestos y que tener a su cargo 4 clases de 30 alumnos cada una tampoco ayuda mucho, pero cuando estamos hablando de algo tan básico como es incentivar el interés por la lectura en los jóvenes, no entiendo que alguien no pueda sacar un poquito más de tiempo. Con algo tan simple como una pregunta, "¿Qué te apetece leer?", podrían cambiar muchísimas cosas.

 Ya sé que no suelo subir este tipo de entradas y tal vez os haya sorprendido pero son muchos los adolescentes que se han apuntado a esta fiebre de ser bloguer y verlos despotricando sobre sus lecturas obligatorias cuando en realidad es un hecho constatado que aman la literatura, me exaspera muchísimo y me hace recordar mis propias experiencias. 

 No todas las personas somos iguales, no todos tenemos las mismas capacidades ni los mismos intereses, no todos los chicos de 12 años están prepados para leer El Gran Gatsby, por poner un ejemplo, como tampoco todos deben limitarse a leer Manolito Gafotas. Señores profesores de secundaria, por el bien de todos, molestense en conocer a sus alumnos. Gracias.



21 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo...

Opino lo mismo que tú, de hecho también manifesté mi opinión al respecto en mi blog. ¡Luego dicen que los jóvenes no leen! Ese sistema lo único que consigue es desmotivar al alumnado. http://escriboleeo.blogspot.com.es/2013/05/opinion-libros-de-colegio-y-luego-se.html

Marta C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta C. dijo...

Totalmente de acuerdo. Amo los libros y la literatura desde que tengo memoria y en la época del instituto para mí era una auténtica tortura la clase de lengua precisamente por esas lecturas obligatorias de las que hablas.
Se suelen regir por un patrón de estudios muy delimitado y "dictatorial" y no tienen en cuenta los gustos de los alumnos. Si al profesor le gusta Valle Inclán o Unamuno trata de forzar a los estudiantes a lo mismo y al final consiguen el efecto adverso, muchos acaban aborreciendo la lectura por eso.

carly rm dijo...

¡Totalmente de acuerdo contigo!
Lo peor de las lecturas obligatorias es cuando tienes 12 años y te hacen leer obras como La celestina o El lazarillo pero sin ser adaptada.
Yo he acabado por odiar la literatura clasica a causa de esto.

Chibita dijo...

Hola! muy de acuerdo en lo que has dicho. Creo que ya es tiempo de que educación revise su programa en cuanto a la asignatura de Lengua y Literatura, porque hay libros que son auténticos tostones e infumables para chicos de doce o trece años. Recuerdo que a mi me obligaron a leer el Quijote en tercero de secundaria y que, cuando nis dejaban tiempo de lectura, guardaba mi señor tocho para leer a escondidas Harry Potter. Vale que hay clásicos que están obligados a enseñar, pero creo que deberían mandar libros que incentiven y motiven a la lectura, porque así lo que van a conseguir es que sean menos lo que al final se animen y piensen que leer no es algo que merezca la pena.
Besos!

Inés Mármol dijo...

¡Hola!
Completamente de acuerdo. Yo era de las pocas de mi clase a las que les gustaba leer, por no decir la única (cosa muy triste) y aún así me costaba el mismo esfuerzo que al resto leer los peñazos que nos obligaban a leer. Y no solo eso, sino que analizar después capítulo a capítulo el libro era todavía peor, aún le cogías más asco. Qué necesitada está la educación de una buena reforma y no tanta ley absurda que no vale para nada...
¡Nos leemos!

Natalia dijo...

La verdad es que tienes razón, con lo fácil que sería leer lo que te apeteciera de verdad..
Yo de pequeña odiaba leer, y tampoco es que me animaran demasiado a hacerlo, así que te entiendo perfectamente.
Muy buena entrada, me ha encantado.

¡Besitos!

RocíoG dijo...

Recuerdo todas mis lecturas del instituto como horribles, hasta que llegué a segundo de bachillerato y empezaron a mandar libros que si me gustaban, muchos de ellos ya los había leído antes. Pero es que la mayoría de los alumnos, mandes el libro que mandes, lo van a considerar horrendo, lo tengo comprobado.

Besos!!

Samira dijo...

Todos hemos sufrido con las lecturas obligatorias ... yo la verdad es que tuve suerte con mis profesores/as e intentaban adaptarse a l@s alumn@s, aún así claro no eran perfectos y fallaban. Intentaban ver los que más gustaban para mantenerlos y los que no, los eliminaban. Pero claro, siempre hay alguien al que no le va a gustar y no pueden mandar varios libros por clase.
Eso sí, lo que tienen que hacer es mandar libros que realmente motiven a l@s alumn@s a continuar con la lectura.

Laura Coll dijo...

Totalmente de acuerdo. No puedo añadir nada más

Neftis dijo...

Opino igual que tu. Cada vez que veo las lecturas obligatorias que ponen en los institutos es para echarse a correr. Asi lo unico que incentivan es la no lectura. Porque si a un/a chico/a que no ha descubierto todavia el placer de leer le pones un toston que se tiene que leer si o si lo que haces es quitarlo de la lectura por siempre jamas.

Saludos

Claudia Green dijo...

Llevas toda la razón del mundo. Si quieren acostumbrar a los alumnos a que lean y se apasionen por la literatura, deberían recomendarles libros a su medida, que también sabemos ya que a esa edad, todo lo que sea por obligación echa para atrás por pura reacción xD

¡Un besote!♥

reinoslunares dijo...

Llevas toda la razón, creo que la única vez que disfruté de la lectura fue cuando tuve la suerte de que me mandaran Harry Potter que fue cuando me volví adicta a ella. Eso si, amé que me mandaran de leer "querida abuela, tu susi" por alguna razón acabé enamorada de el pero los demás fueron horribles, es más, tengo alguno que ni he leído. Esperemos que a los estudiantes de ahora, les vayan mandando libros mejores :)

Silvia_Bookworm dijo...

Tienes mucha razón y yo añadiría que no estaría de más que los profesores se molestaran en ir a la biblioteca de su población y se asesoraran sobre lo que leen los jóvenes hoy en día, además de lograr ayuda para seleccionar títulos.

Akaxu dijo...

Yo pienso que las lecturas obligatorias no tendrían que existir, aunque mandasen un libro bueno es posible que me pareciese una mierda solo por estar obligada a leerlo. La de veces que me apetecía leer un libro pero no podía porque antes tenía que leer el de clase...
Y ya que obligan a leer si es verdad que podrían al menos mandar lecturas más acordes con la edad y no mandar leer un clásico o libros que son complicados de entender.

Alina van Eickelen dijo...

Hola Alicia <3
Acabo de seguir tu blog, pues me ha parecido monísimo. Por cierto tengo las mismas oreja Nekomimi que tu! Y tambien tengo un tutorial en mi blog de como hacer unas con utensilios (en su mayoria accesorios viejos) reciclados.

También te seguí en Twitter y le di like a tu pagina de Facebook!


Te invito a conocer mi blog de Moda y Belleza, y si te suscribes a mi canal de Youtube me haria muy muy muy feliz ( apenas estoy empezando a hacer videos)

En fin, que tengas un bonito dia.

Alina



Alina à la Mode Blog
YOUTUBE
FACEBOOK

Nieves dijo...

Hola,

Estoy de acuerdo. Yo recuerdo que de pequeña mis padres me instaron a la lectura simplemente con dejarme probarlo y llevándome algunas veces a la biblioteca y leer los libros que me gustaban. Pero la verdad, es que me repatea cuando ponen las lecturas obligatorias. Ahora mismo me está pasando y me atrasan con los libros que realmente me quiero leer (excepto en literatura universal claro, ahí tengo que leer los libros sí o sí) Pero en la asignatura de lengua nos ponen unos libros aburridos y que cada vez que leo, desvío la mirada a los libros que tantas ganas tengo de leer, es una tortura. Pero lo positivo es que, de algunas de ellas, hay libros que si han sido muy buenas lecturas y no me arrepiento de haberlas leído. Además de que la biblioteca de mi instituto tiene un buzón de sugerencias para que los alumnos sugieran las lecturas que quieren y las compran.

Estoy de acuerdo en que se debería de preguntar qué clase de lectura le gusta a los niños de ahora, instarles en la lectura con algo que les entretenga realmente.

Saludos ;)

esther makeup dijo...

Completamente de acuerdo, y muchas veces consiguen que los jóvenes detesten la lectura por lo que le obligan a leer en el instituto.
Mi hermana es profe de literatura y les pone varias alternativas para que elijan, el caso es que lean y hagan las actividades pero la tematica y los gustos son los de cada alumno
Un besote

Flor dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, creo que a veces los profesores contribuyen a generar esta idea de "a mí no me gusta leer" en los adolescentes cuando quizás no leyeron lo correcto para ellos.

Yo personalmente tuve la suerte de tener una profesora en el último año que era una mujer muy leída, apasionada totalmente por la literatura y la historia latinoamericana, el feminismo, la política, etc. Lo que aprendí con ella fue muchísimo, hasta más de historia que en la propia materia, y además nos enseñó a sacarle el jugo máximo a las lecturas.
Si bien no era lo que estaba acostumbrada a leer, creo que lo que me llevó a disfrutarlo fue 1) elección de buenos textos a los que se le puede hacer un buen análisis; 2)una profesora que sabe ENSEÑAR y 3) lo conecta con otras disciplinas.

Sin embargo, igualmente sufrimos mucho (mis compañeros no lectores la pasaron MUY MAL jaja) porque los profesores no nos entrenan a estudiar más allá de lo que dice el texto, a pensar y sacar conclusiones, o a recurrir a textos académicos.
Creo que la enseñanza de la literatura debe ser revista para enseñarla bien desde el comienzo de la misma primaria. Después los adolescentes "estudiamos de memoria" o "somos vagos, no nos interesa estudiar", pero ¿No son ellos los que nos deben enseñar a estudiar?

Lo que falta más que nada, me parece, es que sea lo que fuere que se asigne, que se enseñe de una manera que estamos leyendo para sacar mucho más de ello. Quizás incluir un Harry Potter y después García Marquez pueda mostrar que de todo libro se puede sacar algo.

Besos!

Isa dijo...

Una entrada muy interesante. A mi me pareció un horror tener que leer El Quijote aunque a alguien le pueda parecer inapropiado que lo diga pero todavía recuerdo con cariño varias lecturas: El collar de caracoles (novela canaria) y Los escarabajos vuelan al atardecer (que todavía se sigue leyendo hoy en día) fueron las que más me gustaron en EGB. Del instituto recuerdo Mi planta de naranja-lima, me hizo llorar lo que no está escrito.