miércoles, 3 de septiembre de 2014

August. Pecado mortal de David J. Skinner

Título: August. Pecador mortal
Autor: David J. Skinner
Editorial: M.A.R.
Edición: Tapa blanda con solapas
Páginas: 112
ISBN: 9788494218248
Precio: 10,00

Robert August Robertson está condenado a morir en la silla eléctrica por un asesinato cometido en Nebraska, en 1971. ¿Cuál fue su verdadera historia? En esta novela, el propio August nos narra su vida, comenzando por los turbulentos hechos previos a su nacimiento, y llegando hasta su último instante de vida... y puede que un poco más. ¿Fue realmente culpable del crimen por el que se le condenó? Esa pregunta se la hará en varias ocasiones su confidente en el corredor de la muerte: el guardia que está a punto de conducirle hasta la silla. A lo largo de estas páginas podremos conocer una vida llena de sinsabores y tragedias; es la historia de un niño sin infancia, un joven que intentará huir de su destino, y un adulto que deberá enfrentarse a sus pecados. Solamente en las últimas páginas, el lector será capaz de responder a una pregunta: ¿Quién fue Robert August Robertson?
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 August es un condenador a muerte que disfruta de su última comida cuando decide contarle la historia de su vida al guardia que le custodia. Cuenta con poco más de media hora, después será trasladado a la silla eléctrica. A través de su relato en primera persona seremos testigos de los acontecimientos más importantes de su vida, entre ellos varios crímenes horribles. 

 Este es el argumento principal de la nueva novela corta de David J. Skinner, autor al que conocí gracias a Los crímenes del ajedrez, otra novela negra de poquitas páginas que llegó a convencerme a pesar de no ser yo muy amante del género. En esta ocasión David ha vuelto a conquistarme con esta pequeña historia, llena de intriga y tensión hasta el final.

 Nuestro protagonista es un hombre atormentado por una infancia terrible, marcado por el suicidio de su padre y los malos tratos de una madre hipócrita y obsesionada con la religión. Esto lo marcará para siempre convirtiéndolo en un adulto solitario, asustadizo y lleno de rabia, hasta que conoce a Clara, una joven que le regalará un diario y junto a la que aparentemente su vida cambiará por fin.

 Sin embargo una serie de muertes extrañas empezarán a perseguirle y August intentará convivir con ellas y con un terrible secreto: su padre no está muerto y todos los indicios le llevan a creer que él es el responsable de los crímenes. August intentará rehacer su vida pero le parecerá imposible, su padre parece querer no dejarle en paz...

  Es difícil hablar sobre una novela tan cortita, poco más de cien páginas, sin hacer spoilers, pero intentaré transmitir mis principales impresiones. 

 Algo que me ha gustado mucho de la novela es que el autor consigue que nosotros, como lectores, nos sintamos como el propio carcelero, pendientes de la declaración de August hasta la última palabra. Una pregunta se nos pasa por la cabeza una y otra vez: ¿Es realmente culpable?

 Al conocer al protagonista tan en profundidad y siempre desde su punto de vista, nos sorprenderemos intentando llegar a entender su posición, e intentaremos creer en su inocencia y su bondad. ¿Pero es realmente una buena persona, es culpable y malvado cual demonio o solo es una persona trastornada? Eso tendréis  que decidirlo cada uno de vosotros.

 A pesar de tratar un tema como el de la pena de muerte este no es para nada un libro que esté a favor o en contra de ella. El autor no pretende hacer conciencia social sino que la asume como una realidad que esta ahí, que es imposible ignorar y para que la no hay marcha atrás, así que si esperáis una novela adoctrinadora y esperanzadora os va a decepcionar.

 Como ya he comentado otras veces no soy una asidua de la novela negra pero la historia de August la he disfrutado con creces, me ha parecido amena y me ha mantenido en vilo página tras página. Al ser tan cortita se lee super rápido así que es ideal para esas personas que como yo no estén acostumbradas a este tipo de historias y quieran acercarse al género.

Comentar también que August. Pecado mortal fue Finalista del III Premio Oscar Wilde.

Yo de  esta novela me quedo con que la vida es una sucesión de grises, con que la justicia es relativa y con que nada marca más la vida de una persona, como su infancia.

6 comentarios:

Cris Hocicos dijo...

No me llama

Un beso^^

Margari dijo...

Me la llevo apuntada, que tiene muy buena pinta.
Besotes!!!

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Me parece muy interesante.

Abrazos!!

Mike dijo...

No me llama mucho, la verdad :/

Mike dijo...

No me llama mucho, la verdad :/

Mike dijo...

No me llama mucho, la verdad :/