miércoles, 22 de enero de 2014

El don de Ana de Cecilia Samartín

Título: El don de Ana
Autora: Cecilia Samartín
Editorial: Martínez Roca
Edición: Tapa blanda con solapas
Páginas: 411
ISBN: 9788427040694
Precio: 21,50

Querido lector:

Aunque estas líneas suelen utilizarse para adentrar a las personas en una novela, en esta ocasión creemos que no existen palabras suficientes para poder explicar las emociones y los sentimientos que esta obra va a transmitirte. Creemos, además, que desvelar plenamente su contenido dejaría muchos cabos sueltos, pues este relato tiene la capacidad de llegar al corazón de las personas por muy diferentes motivos.
Sin embargo, si decides sumergirte en su lectura, debes saber que esta es la historia —que bien podría haber sido real— de Ana, una niña que sobrevivió a la guerra y cuyo corazón herido la alejó del mundo durante mucho tiempo. Una niña que tuvo la oportunidad de pertenecer a una de las familias más ricas de California y de formar parte de sus vidas para siempre…

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Cuando me decidí a leer esta novela no sabía que su autora, Cecilia Samartín, era ya más que conocida por el público en general gracias a su anterior novela, La abuela Lola. No fue hasta ya muy entrada en la lectura (muy grata, por cierto) cuando me decidí a investigar un poquito y solo pude encontrar halagos, halagos y más halagos hacia su trabajo. La verdad es que no fue ninguna sorpresa para mí  porque estaba disfrutando tantísimo con El don de Ana que no cabía esperar otra cosa. Cecilia Samartín ha sido un todo un descubrimiento maravilloso y espero seguir deleitándome con sus letras mucho tiempo.

 El don de Ana es, como bien indica el título, la historia de Ana. La Ana niña, una pequeña salvadoreña con todo un destino por descubrir; la Ana joven, devota y temerosa de Dios; la Ana madura, llena de dudas y miedos pero, sobre todo, llena de amor. Nuestra protagonista es una mujer sencilla y humilde que, sin proponerselo, imparte lecciones de vida por donde quiera que va. Es un personaje que te enseña a apreciar los pequeños detalles de felicidad en los momentos más tristes y a no dejarse hundir por los problemas que surgen cuando encuentras la felicidad más grandiosa. La historia de Ana es un auténtico reflejo de que la vida es una constante escala de grises. 

 Conocemos a Ana cuando es solo una niña que vive junto a su familia en un pequeño poblado de El Salvador. La ausencia del padre, la devoción hacia su madre y la especial amistad que la une a su primo serán los ejes de su vida hasta que la cruel guerra llame a su puerta. Tras la terrible desolación que solo una guerra puede infundir en alguien, Ana se hará inseparable de una religiosa estadounidense, la hermana Josepha que decidirá llevarsela consigo a California.  La hermana Josepha pasará a ser para nuestra protagonista mucho más que una madre o una amiga, será un pilar básico sobre el que se sostendrá a lo largo de toda su vida, yo creo que se convierte para ella en el ideal a seguir y es una de las principales razones de la humildad y rectitud de las que Ana hace gala.

 En Californica Ana será educada como novicia aunque sus superioras pronto se darán cuenta de la curiosidad de la joven hacia la vida, una vida que nunca ha tenido oportunidad de conocer y la mandaran como niñera de la familia Trellis, como período de reflexión. Ana no tardará en ganarse el cariño del pequeño Teddy y más tarde el de la encantadora y despierta Jessie, pero tampoco tardará en darse cuenta de que el matrimonio entre la señora Lillian y el señor Trellis hace aguas desde el principio. 

 Ana se convertirá sin comerlo ni beberlo en una integrante más de la familia, dedicándoles su vida entera de forma desinteresada y luchando para superar los encuentros, desencuentros y contradicciones que una familia tan complicada como la familia Trellis acarrea en el día a día. Ana será como una madre para los niños, una amiga y confidente para Lillian, aunque nunca la apoye en sus deslices amorosos ni en sus actitudes de niña mimada y por el señor Trellis sentirá una gran admiración, aunque el sentimiento de culpa por las cuestiones acerca de Lillian la reconcomen por dentro.

 Para Ana, el señor Trellis será el ideal del hombre, tan distinto a los hombre que ella conoció en El Salvador y de los que tanto su madre y su tía hablaban como si fueran el demonio en persona. Gracias al señor Trellis, Ana empezará a creer que existen hombres buenos, que cuidan de su familia y sus hijos por encima de todo y con los que vale la pena involucrarse y creer en el amor. 

 El amor de Ana hacia el señor Trellis será un amor a fuego lento, como de telenovela antigua, de esos amores imposibles que te hacen suspirar y soñar con  hombres perfectos y maravillosos, de fuertes principios y sentimientos que mueven montañas. Esta es una de esas historias de amor  que no quieres terminar nunca, porque, aunque sean un poco trágicas y difíciles, son auténticas y te llegan a lo más hondo. 

 A lo largo de las más de cuatrocientas páginas, seremos testigos de la evolución y los cambios  de Ana, siendo estos más evidentes al empezar a formar parte de la familia Trellis. Las circunstancias de todos y cada uno de ellos y los sentimientos que se despiertan en nuestra protagonista moverán todos los cimientos en los que descansaban sus principales creencias y convicciones. Constantemente Ana se dejará llevar por el  autoengaño y verá en Dios la única manera de redimirse.  

  Este es un libro duro, que nos habla de las mayores debilidades y grandezas del hombre. Encontraremos temas como la guerra, la traición, la muerte, el desamor, pero también hallaremos el amor, el perdón y la amistad. Todo contado con maestría pero de manera sencilla y fluida, de forma en que puedas desplazarte por la historia sin obstáculos ni vacilaciones. Es una auténtica delicia.

 Os recomiendo que si podéis le deis una oportunidad porque no creo que nadie se vaya a arrepentir de hacerlo. A mi Cecilia Samartín me ha conquistado sin remedio y pienso seguirle los pasos muy cerca. Muy buena novela, muy buena autora.

 Con la colaboración de Martinez Roca.

9 comentarios:

Juanjo dijo...

No conocía a la autora y por consiguiente no conozco el libro. Me ha llamado mucho la atención por la similitud que tiene con mi forma de pensar.

Y me llama la atención cómo temas como la búsqueda de Dios y las diferentes interpretaciones que las personas pueden dar a los textos pueden dirigir la vida de personas que aunque siguen la misma doctrina y los mismos dogmas, se comportan de un modo muy distinto.

Leía tu reseña y me he quedado con la sensación de que es una novela muy completa y sobre todo, me llama la atención conocer el pensamiento de la autora en estos temas que a fin de cuentas, diferencia una vida feliz de una vida normal. Se trata de abrir los ojos y saber ver lo que de verdad es importante.

Gracias por haber permitido que la descubriera. Queda apuntada para el futuro.

Un saludo y que tengas un buen día.

Chibita dijo...

Hola!
Pues aunque parece que tiene buenas críticas no es el tipo de lectura que me llama, así que lo dejo pasar, pero gracias por la reseña.
Besos!

Margari dijo...

Me conquistó la autora con su anterior novela y, por lo que cuentas, volverá a conquistarme con ésta.
Besotes!!!

vani dijo...

Hola ;)
De por sí se me hace que la sinopsis ya es muy llamativa y después de leer tu reseña creo que me puede llegar a gustar, toca muchos temas que son muy importantes en las personas.
Ojalá pueda conseguirlo pronto y leerlo.
Besos

Merary:) dijo...

Este genero no es mucho de lo mio, pero suena interesante :)

Saludos :3

Bea Mendes dijo...

No me termina de convencer el libro. Tiene buena pinta pero le falta algo, que no se que es, para atraerme.

Elle Raquelle dijo...

Me llama la atención, aunque no se si me animaré. Muy buena la reseña!
Acabo de encontrar tu blog y ya te sigo! Espero que tu hagas lo mismo con el mío.
Un beso desde
http://somosabracadabrantes.blogspot.com.es/
Elle

Fernanda E. Loyola dijo...

Solo leí los primeros y el último párrafo, siento que me ibas a contar todo jaja. Se nota que te encantó, así que si lo encuentro por ahí lo compro. Un beso :)

Shorby dijo...

Qué ganas tengo de hacerme con él... me llama para vacaciones =)

Besotes