sábado, 12 de septiembre de 2015

Siempre donde quieras de Diego Ojeda

Título: Siempre donde quieras
Autor: Diego Ojeda
Editorial: Espasa
Edición: Tapa blanda con solapas
Páginas: 210
ISBN: 9788467044867
Precio: 14,90

SIEMPRE DONDE QUIERAS no es sólo un poemario: es un cuaderno vital dividido en tres tiempos; un libro de canciones; un disco de poemas; un diario emocional de un gran año. Es el lugar perfecto en el que se unen los dos mundos de Diego Ojeda: poemas escritos a lápiz entre viajes, conciertos y recitales; canciones grabadas en el salón de casa con la misma emoción y cercanía que en cada uno de sus directos. Su chica guerrillera, una vez más, protagoniza todas sus revoluciones. Y le acompañan también sus amigos músicos y poetas: Rayden, Marwan, Elvira Sastre, Carlos Salem, Escandar Algeet y Fredi Leis. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Como a mí, seguro que a la mayoría de vosotros os suena el nombre de este autor, Diego Ojeda, gracias a su anterior poemario, Mi chica revolucionaria, que vio la luz gracias a la editorial Frida, libro con el que consiguió adquirir gran fama sobre todo gracias al boca a boca y a las redes sociales. En esta ocasión, Diego Ojeda ha puesto sus poemas en manos de Espasa, editorial con la que probablemente logrará llegar a un público mucho más amplio.

 Lo cierto es que no me acerqué completamente virgen a sus palabras, había leído algunos de sus poemas colgados en la red y conocía su faceta en el mundo de la canción de autor gracias a mi afición a toda esa música moderna pero con aires nostálgicos que se cuece en cafés como el Libertad 8 de Madrid, herederos de la canción protesta, de la canción que sangra, de Krahe, de Sabina, incluso de Silvio.

 Diego Ojeda ya había conseguido captar mi atención antes de que este libro llegara a mis manos y por ello esperaba que con él lograra dar un paso más allá, esperaba tiroteos en el alma, pero no ha pasado de una leve brisa junto a mi oreja. Y lo siento, de verdad.

 No digo que sea un mal libro, ni que él me parezca un mal autor. Sin duda, tiene algunos versos brillantes y su forma de hacer poesía, tan Ángel Gonzalez de los suburbios de cualquier ciudad, me parece magnifica y necesaria, sobre todo para que un público para el que la palabra poesía no pasa de ser un tostón sobre el que hablan en las clases de lengua, comience a acercarse a ella con curiosidad y sintiéndose como en casa. Pero a mi me ha faltado ese no sé qué, esa mano que sale del libro y estrecha la que se abre paso entre mis tripas.

 El libro está ilustrado por Cristina Reina y tengo que decir que la edición es una puta monería, plagada de fotos, de mapas, de ilustraciones... Incluso cuenta con un CD en el que el autor canta acompañado de personajes como Rayden, Carlos Salem o Marwan, por el que tengo especial debilidad. 

 El poemario cuenta, además, con un prologo a manos de Irene X, con aire improvisado y sencillo, me ha resultado especialmente bello y enternecedor y me ha hecho firmar un pacto gracias al cual no tardaré demasiado en acercarme a sus letras. 

 ¿Os consideráis amantes de la poesía? ¿Me recomendáis algún poeta en particular? 
  
 Con la colaboración de Espasa.

6 comentarios:

JLO dijo...

ni idea del libro pero quería pasar... salu2!!

Tamara López dijo...

No soy mucho de poemas, así que por el momento lo descarto.
Un beso ^^

Margari dijo...

Me gusta el género pero admito que arriesgo poco y siempre acudo a los conocidos. Pero me gusta lo que cuentas de este poemario, así que lo voy a tener muy en cuenta.
Besotes!!!

Dr. Gerardo dijo...

Suena genial.

Me lo apunto.

Saludos.

Rocío Gómez Campos dijo...

No suelo leer poesía contemporánea, pero parece un libro especial... O que al menos llama la atención. Gracias por la recomendación.

Besoosss!!

Abbey Walcott dijo...

Marwan, te recomiendo a Marwan si no lo has leído ya. Me alegra encontrarme con alguien que le guste la poesía entre tanta narrativa. Este aún no lo tengo, pero en breve será mio.

Yo también me quedo por aquí, y gracias por el piropo (que me sonrojo!)